• Trabajo autónomo

Los retos para la salud mental de trabajar como autónomo

  • Georgi Todorov
  • 6 min read
Los retos para la salud mental de trabajar como autónomo

Intro

Trabajar para uno mismo es una gran idea. Tienes un horario flexible y la posibilidad de elegir lo que haces en cualquier día de tu semana laboral.

Pero toda moneda tiene dos caras, ¿no?

Aunque trabajar por cuenta propia puede parecer una opción atractiva por la libertad que ofrece, muchas personas no son conscientes de los posibles inconvenientes. Uno de ellos es el riesgo que corren los autónomos de enfrentarse a problemas de salud mental.

El trabajo autónomo conlleva un conjunto único de ansiedades

Los autónomos tienen un alto riesgo de sufrir problemas de salud mental. Sin embargo, estos riesgos pueden reducirse si uno está preparado y gestiona sus expectativas en consecuencia.

Prepararse para trabajar como autónomo puede ser difícil, en gran parte porque es muy difícil anticipar los retos a los que se enfrentará. Entender a qué se enfrentará mentalmente puede ayudarle a prepararse para los retos de ser autónomo.

Aunque cada persona es diferente, he aquí algunos de los retos a los que se enfrentan actualmente muchos autónomos.

Preocupaciones de seguridad

Como trabajador por cuenta ajena, tienes más redes de seguridad que un autónomo a tiempo completo. Con pocas excepciones, los empleados se enfrentan a la seguridad de unos ingresos regulares. Si tienes un trabajo a tiempo completo, el seguro médico y el tiempo libre remunerado también pueden ser beneficios de tu contrato. Los impuestos se pagan en gran parte por ti y muchas empresas mantienen el trabajo incluso cuando las cosas no están en su mejor momento.

Los autónomos no tienen un solo jefe. En cambio, estás en deuda con muchos clientes diferentes que exigen constantemente actualizaciones del proyecto en el que estás trabajando para ellos. Con plazos que se solapan y mucho estrés, es más difícil gestionar el equilibrio entre la vida laboral y la personal en este escenario.

Incluso si tiene un asistente virtual que le ayude a gestionar su carga de trabajo, puede ser difícil mantener la concentración cuando se compaginan las obligaciones laborales y familiares.

Romper con los hitos tradicionales

Trabajar por cuenta propia puede ser difícil porque hay menos sistemas para guiar el desarrollo de la carrera de la forma en que lo harían si se trabajara profesionalmente. Uno de los retos es que, aunque parezca que se han alcanzado nuevos niveles de éxito, cada vez que termina un proyecto y comienza otro nuevo, puede parecer que no se ha logrado nada en absoluto.

El principal problema es que es difícil ver el progreso de tu carrera; no puedes comprobar cuántas veces te han ascendido o en qué punto del "escalafón " estás.

Los autónomos disfrutan de la libertad de la burocracia que se encuentra en la estructura corporativa, pero esto puede convertirse rápidamente en una maldición. A veces parece que nunca vas a poder liberarte.

Aunque sea difícil de medir, el progreso hacia un objetivo puede seguirse. Hay hitos en cada proyecto que te ayudan a controlar eficazmente tu progreso y a mantenerte motivado.

Esto te ayuda a ver el objetivo general de nuevas maneras y a encontrar formas alternativas de medir el crecimiento.

Equilibrio entre vida y trabajo

Equilibrio entre vida laboral y personal](work-life.jpg) (Fuente de la imagen: Unsplash)

En un estudio realizado con 477 trabajadores autónomos, investigadores holandeses descubrieron que la dificultad para desvincularse del trabajo y las largas jornadas laborales provocaban una mayor sensación de mala salud sin afectar al bienestar físico real. Los investigadores estudiaron los efectos de la excesiva concentración en el trabajo y las largas jornadas laborales de los participantes autónomos. El 82% de los que afirmaron ser "incapaces de desvincularse del trabajo" declararon haber experimentado síntomas de salud negativos, como dolores y agotamiento físico.

Los autónomos pueden tener dificultades para establecer los límites entre el trabajo y la vida privada. La mayoría de las personas son capaces de mantener una clara distinción entre su vida laboral y su vida personal, pero los autónomos tienden a mezclar ambas en el mismo espacio.

Cuando no se puede separar el trabajo de la vida personal, hay consecuencias físicas y mentales. Como autónomo que trabaja desde casa, es importante crear barreras que separen estos dos aspectos de tu vida, o de lo contrario los efectos negativos se sentirán tanto mental como físicamente.

Aislamiento social y depresión

Aislamiento social](loneliness.jpg) (Fuente de la imagen: Unsplash)

Los autónomos suelen luchar contra la soledad y lidiar con el aislamiento social. El problema, como se puede adivinar, es que los autónomos trabajan a distancia o desde su oficina en casa durante todo el día, sin ningún contacto humano en la vida real, lo que dificulta mantener relaciones o hacer amigos.

La soledad y el aislamiento están directamente relacionados con los riesgos para la salud mental. El estudio de 2015 demostró que la soledad crónica puede ser más perjudicial que el sobrepeso, el tabaquismo o incluso el consumo diario de alcohol.

Sea cual sea tu edad, puedes sentirte aislado o solo. Esto puede pasar factura a la salud mental, ya sea empeorando la depresión existente o creando nuevos casos.

La buena noticia es que se puede combatir la soledad. Sin embargo, suele ser necesario un esfuerzo activo: responsabilizarse de uno mismo, crear una red de apoyo y alimentar las interacciones sociales de forma consciente.

Cuando se trabaja por cuenta propia, la soledad puede ser un problema. Independientemente de tu nivel de experiencia o ubicación, el aislamiento es inevitable. Para prepararte mejor para ello, asegúrate de tener conexiones y aliados fuertes antes del día del lanzamiento.

Ser autónomo es aislante, así que prepárate. Puede que no necesites tanto a tus contactos cuando tienes un trabajo a tiempo completo, pero una vez que te lanzas como autónomo puede resultar difícil al principio si no tienes una red de apoyo. Establece esas relaciones antes de lanzarte a trabajar por cuenta propia para que el aislamiento no te afecte.

Depresión](depression.jpg) (Fuente de la imagen: Unsplash)

Internalizar las experiencias negativas

Muchos oradores motivacionales abogan por acercarse a los clientes potenciales con un "no" como respuesta. Citan la inutilidad del rechazo y animan a la gente a utilizar la ansiedad por el rechazo como motivación para seguir adelante, pero ser rechazado afecta a diferentes individuos de diferentes maneras: algunos se lo toman con calma, mientras que otros se desaniman con un solo "no".

No sólo el rechazo de los clientes potenciales puede dañar tu bienestar emocional, sino también la interacción con clientes tóxicos. Si trabajas mucho con malos clientes, esto puede tener un efecto adverso en tus perspectivas de futuro.

Dependiendo de tu personalidad y de tu capacidad para lidiar con las dificultades para llevarte bien con otras personas, trabajar como autónomo puede empeorar estas capacidades.

No siempre tendrás una relación agradable y viable con tus clientes. Tanto si son abusivos como si no están dispuestos a pagar ningún esfuerzo extra por tu parte, cuanto más experimentes este tipo de interacciones, más experiencia adquirirás para manejarlas con eficacia.

Empezar a gestionar clientes es un reto hasta que te sientas un profesional competente. Hasta entonces, puedes experimentar dudas e inseguridad. Las actitudes sobre tu trabajo también se deterioran.

Las primeras semanas de trabajo en un puesto de cara al cliente pueden ser duras. Aprender a base de ensayo y error es una forma poco fiable de establecer el éxito a largo plazo, y la inseguridad que se siente al trabajar con gente nueva puede transformarse en autoduda con bastante facilidad.

Burnout

Burnout](burnout.jpg) (Fuente de la imagen: Unsplash)

Incluso si no sufres normalmente de depresión o ansiedad, el exceso de trabajo y el agotamiento pueden crear síntomas que se asemejan a ambos.

El agotamiento se manifiesta con síntomas similares a los de la depresión y la ansiedad:

  • Actitud negativa
  • Falta de motivación
  • Disminución de la energía
  • Dificultad para concentrarse
  • Insatisfacción constante con el trabajo u otras actividades
  • Falta de sueño y/o mala calidad del mismo
  • Búsqueda de alivio a través de métodos de afrontamiento externos
  • Problemas físicos inexplicables

Estos son los signos del agotamiento, pero no intente diagnosticarse a sí mismo. Si cree que coincide con muchos de estos síntomas físicos y emocionales, consulte a su médico.

El burnout genera graves problemas de salud mental a los que se enfrentan muchas personas. Los problemas de salud mental son debilitantes y pueden dificultar el trabajo o la continuación de las actividades diarias. Las probabilidades de sufrir burnout aumentan cuando se trabaja muchas horas sin tener tiempo para uno mismo al terminarlas.

Líneas de cierre

El trabajo freelance no es todo arco iris y sol. Los retos comunes a los que se enfrentan los autónomos no son necesariamente un indicador de futuros problemas de salud mental. Sin embargo, debes prepararte para la posibilidad de enfrentarte a problemas de salud mental en tu futuro.

Los signos de un problema pueden ser sutiles y difíciles de reconocer si no sabes qué buscar. Esté en guardia para tener más posibilidades de manejar un problema emergente o identificar uno que ya pueda existir.

Ser consciente de los retos a los que puede enfrentarse es un componente clave para el éxito.

Pruebe Ranktracker GRATIS