• Consejos de negocios

7 cosas frustrantes de trabajar a distancia y cómo afrontarlas

  • Georgi Todorov
  • 1 min read
7 cosas frustrantes de trabajar a distancia y cómo afrontarlas

Introducción

Si no quieres pasar las mañanas esperando en el tráfico o soportando un viaje en tren lleno de gente, considera la posibilidad de trabajar desde casa.

Sin embargo, también hay desafíos que vienen con el territorio - ¡no sea tímido en pedir ayuda sobre el tema!

Cuando se trata de trabajar desde casa, todo el mundo tiene sus propios retos. Si no te haces cargo de estas siete frustraciones, tu experiencia podría no estar a la altura de lo que deseas.

Acceso a los recursos

El trabajo de oficina puede ser un reto si no tienes las herramientas adecuadas para hacer tu trabajo. Puede que sientas que estás preparado para el éxito, pero las cosas empiezan a estropearse con el paso del tiempo.

La oficina es un centro de productividad. Los empleados necesitan:

  • Internet fiable y de alta velocidad para cargar y descargar documentos de forma segura desde la nube o de otros colegas sin problemas, con funciones de videochat.
  • Losequipos y herramientas específicos del sector, como las impresoras/escáneres, son necesarios en esta época de flujos de trabajo de impresión digital, en la que la impresión de copias en papel puede no ser necesaria en todo momento, pero sigue siendo preferida por algunas empresas que operan literalmente con productos en papel demasiado grandes para digitalizarlos con facilidad (por ejemplo, las obras de construcción).
  • Elmaterial de oficina, como los bolígrafos, los lápices y los calendarios de escritorio, siempre son útiles cuando se acercan las fechas de entrega y es importante tener en cuenta los plazos.

Access to Resources

Esperemos que esta lista le haya dejado claro cuántos percances inesperados pueden ocurrir durante su mudanza. Es importante estar preparado para cualquier escenario posible y hacer un plan antes del día de salida para que todo vaya bien.

Las ventajas de trabajar en una oficina son difíciles de encontrar en casa. Nunca tendrás acceso a tu propia fuente de agua potable y no hay personal de limpieza de guardia después de las horas de trabajo. Eso significa que tienes pocas opciones para mantener el lugar de trabajo limpio

Trabajar desde casa requiere acostumbrarse, y es frustrante cuando no se dispone de los mismos recursos que los empleados presenciales.

Si ser productivo o superar los obstáculos es difícil sin ellos, ¡intenta encontrar formas de cambiar esa situación!

¿Qué hacer al respecto?

Tu oficina en casa es el mejor lugar para trabajar, pero ¿cómo puede competir con la de una empresa? Hay algunas cosas que todos sabemos sobre productividad y organización. ¡Pero también hay formas en las que tu espacio en casa puede ser más eficaz que un entorno de oficina real!

He aquí cómo:

  1. Asignación de recursos

No es frecuente que se consiga un trato de dos por uno, pero en este caso, tu jefe está dando y recibiendo.

Los estipendios por trabajar desde casa pueden ahorrarle dinero a la empresa al reducir los gastos de espacio en la oficina o disminuir las facturas de los servicios públicos, a la vez que resultan convenientes para los empleados que han trasladado su vida profesional a sus hogares debido al aumento de la carga de trabajo.

Dado que estas habilidades son necesarias en muchos sectores hoy en día, vale la pena investigar qué tipo de subsidio puede estar disponible.

  1. ¿Los lujos que faltan en la vida de la oficina?

Los lujos de una oficina pueden reproducirse en casa con la suficiente preparación previa.

Empieza por abastecerte de aperitivos y bebidas antes de que empiece la jornada laboral. Compra estas cosas a granel en una tienda de venta al por mayor para racionarlas para tus días de trabajo.

Haz lo mismo con el material de oficina: adquiere todo el material esencial, como bolígrafos, papel de impresora, grapas, etc., y ahórrate también tiempo.

Mantenga todo su material de oficina en un solo lugar. Guárdalos en casa para acceder fácilmente a ellos y no volverás a quedarte sin lo que necesitas.

  1. El último recurso: Espacios de cotrabajo

La posibilidad de que no pueda encontrar la manera de que su oficina en casa esté tan bien equipada como la anterior es escasa.

Una de las desventajas de trabajar desde casa es que no siempre puedes tener la misma configuración de oficina que tu antiguo puesto de trabajo. Si esto te parece un problema, considera la posibilidad de buscar un espacio de co-working cercano en el que puedas alquilar algunos de sus escritorios u oficinas que necesites.

Por suerte para ti, hay espacios de co-working cercanos que ofrecen una excelente instalación de internet y mobiliario a precios muy bajos.

Esto no sólo es genial porque ahora todas esas molestas distracciones ya no aparecerán entre las horas de trabajo, sino también porque se sabe que estos lugares producen más empleados que las propias oficinas tradicionales, lo que significa que están llenos de gente que constantemente quiere nuevas ideas de los demás, lo que a menudo podría dar lugar a colaboraciones innovadoras.

Límites físicos y mentales

Trabajar en el mismo espacio donde te relajas es algo complicado.

Cuando las actividades de trabajo y de ocio se solapan, puede ser difícil para el cerebro compartimentarlas como tareas separadas.

La mente humana tiene una capacidad innata para dividir su trabajo cuando se le da suficiente espacio, así que asegúrate de que hay una clara separación entre lo que ocurre en casa con los compromisos personales y lo que ocurre en el trabajo.

Physical and Mental Boundaries

Cuando hemos estado fuera de casa todo el día y volvemos a entrar, un interruptor cambia. En un momento estás estresado por los plazos del trabajo y, de repente, parece que esos pensamientos desaparecen cuando cruzas la puerta de casa por primera vez esa noche.

Es casi como si hubiera una línea invisible en nuestro mapa mental entre "otro lugar" y "casa", con un lado correspondiente a la preocupación llena de estrés mientras que el otro corresponde a la relajación por estar a gusto dentro de lo que debería ser un entorno familiar - ¡pero a menudo no se toma lo suficientemente en serio!

Trabajar desde casa puede resultar fácilmente estresante y difícil si no se toman las precauciones adecuadas para separar la vida laboral de la personal. Una de ellas es construir límites mentales entre los espacios, que nos ayuden a crear una asociación más fuerte entre determinadas tareas y cada espacio en el que las realizamos.

Trabajando en una oficina, construyes límites mentales que te ayudan a fortalecer la asociación de ciertas tareas con cada lugar por separado, lo que ayuda a mantener las cosas organizadas en términos de espacio, así como a separarlas mentalmente para cuando sea el momento de hacer diferentes actividades.

Es importante que cuando se está en casa o se trabaja en un entorno similar a una oficina, donde no hay distinciones físicas claras de lo que pertenece a cada lado (o a ambos), se hace aún más imperativo asegurarse de que esas líneas no se desdibujen tanto que todos los aspectos de nuestras vidas se mezclen en un guiso sin nada claramente definido.

Como lo demuestra la encuesta de Digital Ocean sobre desarrolladores en casa. El 82% de los encuestados estadounidenses y el 77% de los británicos que trabajan desde casa declararon sentirse quemados en cierta medida solo en 2019. Un factor que contribuye en gran medida a este fenómeno son los límites: es posible que sientas que el trabajo nunca termina realmente porque no hay límites en tu tiempo o en el lugar donde se desarrolla.

¿Qué hacer al respecto?

Parece que nunca hay suficientes horas en el día para hacer todo.

Puede que te sientas abrumado y quemado por trabajar demasiado, pero no puedes tener un equilibrio entre la vida laboral y la personal si siempre estás en tu escritorio.

Los límites son importantes: es hora de adoptar nuevos hábitos que ayuden a resolver este problema en el futuro.

  1. Espacio de trabajo dedicado

Un espacio de trabajo dedicado es la mejor manera de establecer límites mentalmente.

Toda oficina necesita una puerta cerrada, o incluso una media pared. Las cortinas y las sillas especiales también pueden crear barreras entre tu vida laboral y tu tiempo personal.

Un espacio de trabajo dedicado no tiene por qué ocupar una habitación entera. El hecho de que no dispongas de mucho espacio no significa que no puedas crear tu propio oasis privado entre el caos que nos rodea durante todo el día.

Aunque no parezca gran cosa, aunque tu casa sólo tenga una mesa y una silla, no hay excusa para sentarse todo el día en el mismo lado del mueble. Cuando termines el trabajo, cambia de lado para darte espacio lejos del trabajo, así cuando te sientes de nuevo mañana; ¡todo estará fresco y nuevo!

  1. La rutina, la clave del éxito

Mantener una rutina es una parte importante para mantener los límites mentales y le ayuda a mantener bajos niveles de estrés.

Cuanto más a menudo hagas algo, más fácil será para tu mente prepararse y mantenerse concentrada en cada tarea a medida que vayan surgiendo en orden secuencial.

Se ha demostrado una y otra vez que las rutinas reducen los niveles de estrés al darnos una salida que no sólo es productiva, sino también relajante en ocasiones: ¡sólo hay que pensar en lo más tranquilos que nos sentimos cuando somos capaces!

  1. Hábitos de autocuidado

En el acelerado mundo actual, es difícil separar nuestro trabajo de nuestra vida personal.

Las personas con más éxito saben que para mantener su salud mental necesitan algo más que una sensación de alivio al salir de la oficina.

También necesitan cosas que les mantengan ocupados fuera del trabajo. Esto puede ser cualquier cosa, desde una rutina de ejercicios o un pasatiempo que contribuya al bienestar a largo plazo en lugar de una satisfacción o distracción a corto plazo.

  1. La desconexión

Trabajar desde casa requiere mucho tiempo de pantalla y disponibilidad. Si ese es tu caso, implementa tiempos de desconexión a partir de ciertas horas cada día.

Cuando los clientes, los compañeros de equipo u otros colegas de trabajo pueden ponerse en contacto contigo por cuestiones de trabajo todo el tiempo, nunca parece que estén realmente fuera de la puerta de tu oficina porque nadie viene a buscarte más que si alguien estuviera en su propia casa trabajando en un encargo con las ventanas del chat abiertas en lugar de desconectarse completamente hasta mañana por la mañana, cuando las cosas volverán a empezar como de costumbre.

Desconéctate del trabajo dejando de consultar los correos electrónicos, los mensajes de texto y las redes sociales hasta una hora determinada. Esto te dará el descanso mental que necesitas sin sentir que te quita demasiada productividad durante el día, porque aún quedan muchas horas para completar las tareas que tienes a mano.

Interrupciones constantes

Trabajar desde casa es una bendición mixta.

Por un lado, puedes trabajar en pijama y saltarte el viaje matutino para ahorrar tiempo y dinero en gasolina. Pero, por otro lado, surgen más oportunidades de distracción con cosas como los niños o los compañeros de piso que viven cerca o incluso simplemente un entorno de vida demasiado ruidoso.

Las constantes interrupciones harán que sea difícil -si no imposible a veces- concentrarse en cualquier tarea cuando siempre hay nuevas distracciones que surgen inesperadamente todo el tiempo.

La distracción constante es una forma segura de aumentar el estrés.

Constant Interruptions

No puedes concentrarte, puedes leer la misma frase tres veces seguidas o perder el hilo de tus pensamientos. Esto dificulta todos los aspectos de la vida -tanto personal como profesional- para prosperar.

Las distracciones vienen en todas las formas y tamaños. Ya sea tu gato maullando en la puerta para llamar la atención, o un flujo de llamadas innecesarias que llegan a tu teléfono móvil mientras trabajas duro para tener ese informe listo para la fecha límite; cualquier cosa puede romper la concentración de uno.

Una vez que se rompe la concentración, resulta difícil seguir trabajando sin perder tiempo por las distracciones que aparecen a diestro y siniestro.

¿Qué hacer al respecto?

Si está experimentando una interrupción del flujo de trabajo debido a las interrupciones, ¡es hora de actuar! Aquí tienes cuatro pasos que te ayudarán a recuperar la atención.

  1. Autoevaluación

La autoevaluación es uno de los aspectos más importantes del éxito.

Si sabes dónde están tus puntos débiles, será más fácil corregirlos con tiempo y esfuerzo.

Una vez realizada la autoevaluación, tómate un momento para ver qué es lo que te distrae, tanto a ti como a los demás, para hacer cambios y que no te estorben más.

  1. Barreras físicas

La mejor manera de evitar las distracciones es utilizar barreras físicas.

Si tienes una puerta con cerradura, esa es la barrera más fácil para bloquear cualquier ruido no deseado y a las personas que intentan distraerte de tu trabajo.

Si no es así, utiliza otra cosa en lugar de una pared o puerta real, como piezas de moldura a ambos lados de un escritorio para que haya dos espacios separados dentro de él: un espacio de trabajo al que se pueda acceder sólo cuando se necesite, mientras que el otro espacio permanece cerrado durante todas las horas de funcionamiento, pero al alcance de la mano si es necesario.

  1. Sonido - ¡apagado!

El ruido es una de las cosas que más distraen cuando se intenta trabajar.

Aunque no se acerque nadie, el ruido nos impide trabajar con eficacia porque ocupa nuestra atención e impide concentrarnos en otra cosa.

Afortunadamente, el sonido puede bloquearse o anularse de varias maneras.

Puedes probar con auriculares con cancelación de ruido que bloquean las distracciones, como la música a todo volumen que se reproduce en el teléfono de otra persona, con una insonorización barata que crea una barrera entre los vecinos ruidosos que viven en la puerta de al lado, o incluso con tapones para los oídos para no tener interrupciones mientras leemos documentos importantes.

  1. Evaluar su situación

¿Trabajar desde casa es una opción a largo plazo en su carrera?

Si es así, es importante evaluar la sostenibilidad de tus condiciones de vida actuales.

Por el bien de la salud mental y el progreso de la carrera, es posible que desee buscar posibilidades que se alineen mejor con esos objetivos, como mudarse a un lugar nuevo donde existan más oportunidades.

FOMO en la oficina

La vida en la oficina puede ser dura cuando no estás en ella con tus compañeros de trabajo.

Es posible que sientas que hay conversaciones en las que quieres participar o que se planifican eventos que no te incluyen, aunque no sea cierto y sólo sea producto del FOMO (miedo a perderse algo) del trabajo desde casa.

Pero, ¿cómo puede demostrarse a sí mismo que no le falta nada cuando trabaja a distancia?

¿Qué hacer al respecto?

El miedo a perderse algo es una gran distracción para los miembros del equipo y los individuos. Es otra forma de ocupación mental que puede impedir que tus pensamientos sean productivos en el trabajo, especialmente cuando deberías estar centrado en la tarea que tienes delante.

Aquí hay algunas cosas que puedes probar si el FOMO te ha estado acosando:

  1. Tener una sólida cultura de equipo

Es más difícil cultivar una cultura de equipo con equipos remotos, pero no es imposible.

Tener una cultura de equipo sólida ayuda a aliviar el FOMO haciendo que los miembros de su empresa se sientan más conectados y como si formaran parte de algo más grande que ellos mismos.

¡Todavía hay esperanza para construir esa conexión!

Aquí tienes algunas formas de hacerlo:

  • comunicar a menudo la misión de forma atractiva,
  • Reforzar las normas regularmente cuando sea necesario (¡y establecerlas al principio!),
  • Establezca rituales en torno a cosas en las que todos los empleados deberían participar o preocuparse, desde mostrar su agradecimiento los viernes hasta compartir el almuerzo cada dos semanas.
  1. Salas de descanso incorporadas

Puede ser difícil encontrar tiempo para las relaciones en el lugar de trabajo. Sin embargo, dar a las personas un espacio en el que estén libres de temas relacionados con el trabajo les ayudará a formar amistades y conexiones significativas entre ellos en sus propios términos.

Si utilizas herramientas online como Slack o Teams, es bastante fácil crear una sala de chat especial que sólo se utilice fuera del horario de trabajo para que no haya confusión entre amigos y compañeros cuando se habla de asuntos personales.

Con esta zona de amortiguación adicional alrededor de la pantalla del ordenador -ya sea física o virtual-, los compañeros de trabajo pueden socializar de forma significativa sin dejar de mantener la profesionalidad en la oficina.

Estar en casa todo el tiempo

Todos necesitamos salir de casa de vez en cuando.

Puedes sentirte inquieto, solo y frustrado si nunca sales de casa. Aunque también es fácil quedarse en casa cuando se trabaja desde ella porque así siempre estarás "en casa".

Ir y venir del trabajo cada día introduce nuevos estímulos en tu vida que ayudan a romper la monotonía de hacer ejercicio en un solo lugar durante demasiado tiempo.

Si eres un trabajador en casa que acaba de empezar con este estilo de vida o que ya lleva un tiempo haciéndolo, asegúrate de dar un poco de variedad a las tareas para no aburrirte constantemente en casa: intenta aceptar trabajos autónomos aquí y allá siempre que sea posible (incluso puedes organizar estos trabajos mientras estás cómodamente sentado en casa), ya que proporcionan nuevos retos y la oportunidad de alejarte de las pantallas de vez en cuando sin salir del salón.

Cuando trabajas desde casa todo el día, todos los días, es fácil desarrollar la sensación de que nunca sales de casa.

Puedes sentir que no tiene sentido salir y que todo es accesible a través del teléfono o la pantalla del ordenador. Eso puede provocar sentimientos de soledad, porque las personas necesitan la interacción social con otros para tener un estado mental saludable.

Cuando esto ocurre con demasiada frecuencia, se desarrolla una soledad crónica que puede agravar los problemas mentales existentes, como la depresión.

Para las personas que trabajan desde casa, la sensación de estar constantemente en el trabajo no es extraña. Ni siquiera tienen la sensación de poder coger días de baja por enfermedad y, en cambio, optan por quedarse en casa cuando están enfermos.

La mentalidad constante de "estar en casa", combinada con otros factores como trabajar mientras se está enfermo y no tomarse tiempo libre cuando se necesita, puede pasar factura a la salud mental.

¿Qué hacer al respecto?

Si trabajas en casa, puede ser difícil salir de ella. Pero eso no significa que no haya cosas sencillas que hacer para salir de tus propias cuatro paredes más a menudo o mejorar tu salud.

Being Home All the Time

  1. Viajes planificados

Hay muchas maneras de combatir la depresión invernal. Una de ellas consiste en salir todos los días un poco al exterior, ya sea sacando a pasear al perro o simplemente haciendo un poco de jardinería en el jardín delantero.

La forma más fácil es planificar algunos viajes con tiempo libre pagado que impliquen salir de casa y ver a los amigos/familiares con regularidad, para no sentirse como un Scrooge "nevado" al pensar en los compromisos sociales con otras personas durante esta época del año.

  1. Hábitos de ejercicio

La mejor manera de asegurarse de que sale con regularidad es haciendo ejercicio. El ejercicio no sólo hace fluir la sangre y pasar tiempo al aire libre, sino que también ayuda a combatir la soledad y el aislamiento.

Puede ser tan sencillo como salir a caminar por la mañana o ir al gimnasio una o dos veces por semana.

  1. Sustitución consciente

¿Quiere una nueva forma de explorar el mundo? Prueba la sustitución consciente. Esta técnica esclarecedora te aleja de la comodidad y te lleva a la exploración.

En lugar de pedir todo por Internet, ponte como objetivo ir a comer fuera de la oficina a parques o jardines cercanos. Busca a otras personas que trabajen desde casa en las redes sociales y planifica una salida juntos.

Decide ser aventurero y salir de casa más a menudo. Es fácil construir una vida que no requiera salir de casa hoy, pero también puedes tomar una decisión activa de cambio en tu forma de vivir.

Gestión de personas y responsabilidad

Ser gerente ya es bastante difícil en una oficina, pero cuando se quita la oficina y se intenta trabajar a distancia como tal, todo se complica.

Simplemente es más difícil comunicarse con los miembros de su equipo o recibir información actualizada sobre su progreso sin poder verlos cara a cara; lo que hace que sea aún más difícil para los gerentes que sufren de altos niveles de estrés que para aquellos que no tienen la responsabilidad de dirigir personas en absoluto.

La mayoría de las veces, la gestión remota puede considerarse poco atractiva porque hay menos oportunidades de interacciones casuales entre compañeros debido a las diferencias horarias y a la menor diversidad dentro de los equipos.

Los directivos pueden tener dificultades con la gestión de personas cuando trabajan a distancia. Tienden a experimentar mayores niveles de estrés y es más difícil hacer el trabajo porque no estás cerca de los que necesitan tu aportación.

¿Qué hacer al respecto?

Por desgracia, no hay una solución fácil para este problema. Pero no te preocupes. Todavía hay algunas cosas útiles que puedes hacer ahora mismo:

  1. Herramientas para la rendición de cuentas

A veces, el conjunto de herramientas adecuado es todo lo que necesitas para controlar el progreso y mantenerte en el camino de tus objetivos.

Por ejemplo, si es importante que los miembros del equipo rindan cuentas (y hablen de su trabajo), herramientas como el software de seguimiento del tiempo o los proyectos de colaboración basados en la nube pueden ayudar a garantizar que todos se mantengan al día sobre lo que están trabajando y cuánto tiempo dedican a ello durante las horas de trabajo para que la productividad no disminuya a medida que se acercan los plazos.

Aunque este tipo de sistemas de rendición de cuentas puede requerir una formación adicional antes de su uso.

  1. Reuniones periódicas

Las reuniones con tus compañeros de trabajo pueden ayudar a mantenerlos en el camino. Asigna al equipo una hora fija cada semana en la que sepan que vas a pedirles informes de progreso y utiliza también reuniones individuales para que la gente se sienta menos intimidada delante de los demás.

Dificultad para mantener el contacto

Algunas personas piensan que trabajar desde casa es una gran idea, pero para otras puede ser muy solitario y difícil. Las únicas opciones para comunicarse con alguien son las videollamadas o las llamadas de voz, lo que significa que no siempre te sientes conectado con quienes te rodean.

Por desgracia, no hay forma de que los compañeros que trabajan a distancia se levanten y vayan a hablar de sus pensamientos en persona: el trabajador remoto tendría que hacer todo esto a través de conversaciones de chat en una aplicación como Skype.

Omitir información clave no es un error que quieras cometer, especialmente si se debe a suposiciones.

¿Qué hacer al respecto?

Es fácil perder el contacto con tus colegas cuando no te comunicas activamente. La buena noticia es que hay formas de mantenerse informado.

  1. Establecer el "horario de oficina"

Establecer un horario de oficina es una buena forma de demostrar a tu equipo tu dedicación.

No tienes que estar disponible todo el tiempo, porque eso podría causar distracción. Establecer algunos límites puede facilitar que todos los miembros del equipo hagan lo que necesitan en su trabajo diario y sigan sintiendo que siempre hay alguien al otro lado de un correo electrónico o una sala de chat que se preocupa por ellos como personas y no solo como recursos.

Asegúrate de estar disponible durante un tiempo determinado cada día y haz que la gente lo sepa para que puedan ponerse en contacto contigo.

Es como las horas de oficina para los profesores, en las que a esa hora del día, su trabajo ha terminado pero siguen abiertos a hablar con los estudiantes que quieren ayuda o consejo.

  1. Ser el iniciador

Al fin y al cabo, mantenerse en contacto con los compañeros de trabajo forma parte de tu trabajo. Lleva mucho tiempo estar al tanto de cada pequeño detalle y puede que sientas que no merece la pena molestar a la gente cuando no se molestan en ponerse en contacto contigo primero.

Pero, cuando se trata de mantener el contacto, ¡sé el iniciador!

¿Llamar a un antiguo cliente que no nos compró la última vez pero que aún podría estar interesado en lo que hacemos ahora para sus necesidades empresariales? Publica algo atractivo, divertido o interesante en uno de esos grupos de redes sociales en los que a todo el mundo le gusta publicar cosas bonitas sobre sí mismo, pero asegúrate de etiquetarlo.

Reflexiones finales

Trabajar desde casa tiene sus ventajas, pero también conlleva una serie de retos.

Si puedes identificar y resolver algunas de las peores frustraciones que son comunes entre quienes trabajan en casa de forma ocasional o a tiempo completo, ¡hay mucho más que disfrutar de esta situación!

Pruebe Ranktracker GRATIS